Ocho formas de decir “gracias”

“La gratitud es la más sana de las emociones humanas. Mientras más expresas tu gratitud por lo que tienes, más probable es que tengas aún más por lo que debas expresar gratitud.” Zig Ziglar

Y estamos aquí de regreso. ¿Cómo te fue durante estas dos semanas? ¿Lograste aumentar tu gratitud? ¿Qué tan frecuentemente te tomaste el tiempo para reconocer la belleza y las bendiciones a tu alrededor? ¿Cómo se sintió? ¿Notaste algún cambio?

Con la práctica de la gratitud estás reprogramando tu cerebro. Es algo así como cuando estás pensando comprarte un carro. El que te gusta es de cierto modelo y marca, ya te decidiste por ese, y de repente a donde quiera que vayas ves carros iguales. Pareciera que todos decidieron tener un carro igual al que tú quieres. No es que súbitamente todos comparten tu mismo gusto, es que tu cerebro busca, entre todos los carros, el que es de su interés. Lo mismo sucede con la gratitud. Una vez que empiezas, tu cerebro empieza a identificar con mucha facilidad situaciones, personas y aspectos por los que debes estar agradecida. Así, tu consciencia empieza a llenarse de pensamientos positivos, y desplaza a los negativos. Como magia, la perspectiva de tu vida cambia para bien, y tus niveles de estrés y negatividad bajan.

Aquí te presento algunas ideas para establecer más fácilmente esta práctica:

  • Un diario de gratitud: Mantener un diario de todas las cosas por las que estás agradecida puede ayudarte a llevar un registro y referirte a lo positivo en tu vida, cuando sientas una nubecita negra encima tuya. Este registro puede ser diario, quincenal, semanal o mensual. En realidad, no importa la frecuencia te funcione mejor, la clave está en la constancia de la acción. 
  • Un frasco o caja de gratitud: Puede ser tan sencillo o elaborado como te nazca. La decoración de este frasco o caja puede ser una oportunidad para desarrollar y ejercitar tu creatividad; pero si no tienes tiempo, no dejes que la sencillez de tu contenedor sea una excusa para no iniciar. Lo importante es su interior. Coloca dentro del frasco o caja pequeños trozos de papel (si son de colores se verá mejor!) donde hayas anotado esas cosas, personas o eventos por las que estás agradecida. Trata de pensar al menos tres cosas a lo largo de tu día, y ve escribiéndolas a medida que se te ocurren. Llegará el momento en que llenarás tu frasco o caja, y podrás puedes regresar a esas pequeñas o grandes cosas en cualquier momento, especialmente si en alguna ocasión llegaras a sentirte de bajón.
  • Una piedrita de gratitud: Antes de que pienses, cómo una roca puede ayudarme a establecer una práctica de gratitud, te cuento que es solamente un símbolo. Es un objeto físico que puedes utilizar para recordarte lo que tienes. Así que si te es más fácil, puedes sustituirla por algún otro objeto pequeño. ¿Cómo funciona? Consigue una piedrita que te guste, por su color, forma, textura o porque la encontraste en algún lugar especial para ti. Llévala en tu bolsillo, déjala sobre tu escritorio en un lugar donde la puedas ver fácilmente, haz un dije para llevarla consigo en alrededor de tu cuello o en tu muñeca. En el momento que te llame la atención y la veas o la toques, piensa en al menos una razón para estar agradecida. Al final del día, al sacarla de tu bolsillo tómate un tiempo para recordar todas las razones por las que agradeciste a lo largo del día; al iniciar tu día, y colocarla de nuevo en tu bolsillo, recuerda la sensación de plenitud de la noche anterior al darte cuenta de tantas cosas por las que estar agradecida, y piensa en las posibilidades para ese día.
  • Escribe a mano una nota de agradecimiento: En estos días, el escribir algo a mano es cada vez menos común y, sin embargo, una nota con tu propia letra está cargada de emoción pues encierra tu intención y la dedicación de tu tiempo para con la persona a la que va dirigida. Cuando quieras hacerle el día a alguien que significa mucho para ti, tómate el tiempo de escribirle a mano una nota expresándole todas sus grandes cualidades, y cómo personalmente han afectado positivamente tu vida. Sé específica y personal, como si la tuvieras enfrente, pero no hagas un testamento. Una vez que hayas terminado, si es factible, entrégala personalmente, o arregla una teleconferencia. Léesela y mientras lo haces, pon atención a sus reacciones y a las tuyas. Absorbe el momento. Al final, deja la nota con esa persona, para que la relea cuando desee. Si leérsela no es posible, puedes recurrir a un correo electrónico. 
  • Define un ‘disparador’: Muchos de nuestros hábitos tienen un disparador que los alimenta. Por ejemplo, si escuchas el sonido de un mensaje cayendo en tu buzón, automáticamente buscas tu teléfono y abres tu correo para ver quién te lo envió. Entonces, si quieres hacer de la gratitud un hábito, define un disparador como recordatorio. Por ejemplo, cada vez que un par de pulseras suenan entre sí, cada vez que esperas que descargue algo en tu computadora o teléfono, cada vez que te laves los dientes, tomes una ducha o vayas al baño (sí, yo sé que buscas todas las maneras posibles para que ese lugar sea tu santuario, aunque no siempre lo logres, especialmente si tus hijos están pequeños), puedes tomarte el tiempo para pensar en una, dos o tres cosas por las que estás agradecida.
  • Programa una alarma: En nuestro celular tenemos alarmas para todo, por qué no establecer una para hacer un alto y tomarte el tiempo para agradecer por las cosas grandes y pequeñas que hacen maravillosa tu vida.
  • Después de hacer ejercicio: Al final de tu rutina de ejercicios, agradécele a tu cuerpo por haberte permitido realizar algo positivo para tu salud, por la fuerza, flexibilidad y energía que te brindó, por permitirte alcanzar ese reto que te propusiste. 
  • Utiliza una aplicación: Existen varias aplicaciones para tu teléfono específicas para ayudarte a desarrollar una práctica de gratitud. Algunas de ellas son: Gratitude – Happiness Journal, Gratitude Journal 365 pro, Gratitude Garden, Gratitude Journal ~the original!, y finalmente, Shine, que se encuentra únicamente disponible para iOS, y cada día te presenta una nueva afirmación, diversas meditaciones, retos y otras herramientas para tu auto cuidado. Personalmente, yo he estado utilizando la primera opción que te presenté, y me parece una aplicación súper fácil de utilizar, con opciones de personalización y que es gratuita.

Ahora encuentra las opción que más te funciona de entre las que te presento aquí, una combinación de varias de ellas, o encuentra alguna nueva opción. Cuéntame en los comentarios cuál escogiste, o esa nueva opción que te inventaste. 

Un abrazo,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s